Guía sobre el preservativo femenino

0
516
preservativo femenino
Todo sobre el preservativo femenino

Teniendo en cuenta que el 4 de cada 10 personas no usan el preservativo en sus encuentros eróticos, es preciso tener en cuenta otras alternativas que eviten embarazos no deseados y protejan de infecciones. El preservativo femenino es la alternativa equivalente al condón masculino. Colocado dentro de la vagina, el condón femenino nos proporciona a las mujeres una mayor libertad para controlar nuestra propia salud sexual y reproductiva. ¿Él dice que no se quiere poner el condón? ¡Ahora ya no hay excusa para no protegerse!

¿Cómo es el preservativo femenino?

El preservativo femenino es una funda de nitrilo alargada, con un anillo flexible en cada extremo (para guardar su forma). Es más grande que el preservativo masculino, debido a que se ha de adaptar a las flexibles paredes de la vagina.

Preservativo femenino Vs Diafragma

Preservativo femenino
El diafragma o capuchón cervical. Fuente: http://elrincondeenfermeria.blogspot.com

El preservativo femenino a menudo se confunde con el diafragma. Pero mientras el diafragma sólo recubre la zona del cuello del útero, impidiendo que los espermatozoides se introduzca en el útero, el preservativo recubre toda la zona de la vagina y la vulva. Es decir, al recubrir parcialmente los labios mayores y menores nos está dando una protección extra contra infecciones de transmisión genital (ITGs) como el herpes. El diafragma sólo protege frente a embarazos, no frente a ninguna ITG.

Además, al usar el diafragma, para tener una protección contra embarazos no deseados comparable con la que proporcionan los preservativos, es necesario usar una crema espermicida, que recubra el diafragma por completo. Esto trae consigo riesgo de infecciones, por lo agresivo que es este producto con la flora vaginal. Con el preservativo (tanto masculino como femenino) no es necesario y algunos ya tienen espermicida.

El diafragma, al solo recubrir la entrada al útero, nos proporciona sensaciones genitales completas, mientras que con los condones tenemos una sensibilidad algo más reducida.

Por último, debido a que el diafragma debe ajustarse perfectamente al cuello del útero, tu ginecólogo debe tomarte medidas y encargarte uno especialmente diseñado para tu anatomía. El preservativo femenino es de tamaño universal.

¿Cómo se usa el preservativo femenino?

Preservativo femenino
Colocación del preservativo femenino. Fuente: www.drugs.com

Para obtener la efectividad completa de este método anticonceptivo y profiláctico es preciso utilizarlo correctamente. Esto comienza con su colocación.

No se recomienda usar el preservativo femenino junto con el preservativo masculino. Están pensados para usarse separadamente y se pueden romper.

¿Cómo poner el preservativo femenino?

La colocación del preservativo femenino puede ser un poco difícil al principio, debido a que no estamos acostumbrados al él. Pero al igual que todo, se soluciona con la práctica.

  1. Comprueba la fecha de caducidad y abre el envoltorio con cuidado, sin usar los dientes.
  2. Ponte cómoda, en una postura similar a la que usarías al ponerte un tampón, por ejemplo de pie con una pierna sobre una silla o con las piernas flexionadas o tumbada.
  3. Junta los lados del anillo interno (el que está en el lado opuesto a la abertura) e introdúcelo en tu vagina igual que harías con un tampón, llevándolo tan profundamente como puedas. Comprueba que no se ha torcido
  4. Deja que el anillo exterior sobresalga de la vagina.
  5. Guía el pene de tu pareja hasta la apertura del condón. Asegúrate que no se desliza hacia un lateral entre el condón y la pared de la vagina o que el anillo no se introduce dentro.
  6. Puedes usar el preservativo femenino para penetración anal de la misma manera pero retirando el anillo interno.

¿Cómo retirar el preservativo femenino?

  1. Cuando hayáis terminado con la penetración retuerce el anillo exterior (la parte que cuelga por fuera) para mantener el semen dentro del preservativo y que no se salga al extraerlo.
  2. Tira del condón hacia fuera con cuidado y tíralo a la basura. Nunca lo tires al inodoro. No son reutilizables.

Ventajas y desventajas de la utilización del preservativo femenino

Ventajas

  • Como no son de látex, no hay riesgo de alergia al preservativo.
  • Protegen frente a embarazos no deseados e ITGs, abarcando más área de protección que los preservativos masculinos.
  • No oprimen el pene como los condones masculinos.
  • A diferencia de los preservativos masculinos, no son dependientes de la erección, por lo que si esta baja no ocurre nada.
  • El encuentro sexual no tiene por qué verse interrumpido porque puede colocarse hasta ¡8 horas antes!
  • El nitrilo es más resistente por lo que el riesgo de rotura es menor.
  • La fricción del clítoris con el anillo exterior puede incrementar el placer. Al igual que la fricción del pene con el anillo interior.
  • Si lo coloca la pareja puede servir de juego erótico.
  • Empodera a las mujeres, proporcionándole a ellas el control de su salud sexual.
Preservativo femenino
Toma el control de tu salud sexual con el preservativo femenino

Desventajas

  • Suelen ser más gruesos que los preservativos masculinos, al ser de nitrilo y la sensibilidad puede ser menor.
  • Suelen ser más caros que los preservativos masculinos.
  • Pueden chirriar al usarlos.
  • Hay que estar más pendiente de que no se descoloquen.
  • Son más difíciles de encontrar en farmacias convencionales.
  • La lubricación natural de la vagina queda neutralizada, por lo que se recomienda uso de lubricante.
  • Al ser un método menos usado y más desconocido puede tardarse un tiempo en acostumbrarse a usarlo.

¿Dónde se compra el preservativo femenino?

Son más difíciles de encontrar que los preservativos convencionales, debido a que todavía es un método bastante desconocido y la demanda es baja. Por tanto, es muy probable que si preguntas en una farmacia no lo tengan o trabajen bajo pedido.

Sin embargo en la mayoría de tiendas eróticas se pueden encontrar, al igual que en webs online.

Se suele vender individualmente o en cajas de 2 o 3 unidades. El precio del preservativo femenino suele rondar los 2 euros la unidad. Aunque también existen cajas de 30 unidades por 43 euros, de la marca Pasante. La marca que se encuentra en tiendas eróticas suele ser Femidom, a un precio de entre 16 y 8 euros la caja de 3 unidades.

Otra marca, Uniq, apuesta por un diseño un poco diferente. Además de la versión “tradicional” tiene un modelo con una estructura más similar al condón masculino, tiene depósito y no tiene anillo interior. Tiene unas ligas integradas que se colocan alrededor de los muslos, haciendo que se mueva menos y proporcionando más seguridad. Puedes encontrar el Lady Condom en una caja de 3  unidades a un precio de 8 euros.

“Está claro que la industria del preservativo no apuesta por el preservativo femenino, siendo su uso muy minoritario. Es un método muy desconocido, y cuya tecnología apenas a avanzado, a diferencia de la tecnología del preservativo masculino. Por ello es esencial que se de a conocer, y que las diferentes marcas más comerciales comiencen a sacar la versión femenina de sus condones, dando a las parejas más alternativas, invirtiendo en el perfeccionamiento del preservativo y dando más poder e independencia a las mujeres con respecto a su salud sexual”. 

Comentarios

Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here