Nunca vuelvas a irte a acostar…

0
1161
relato erotico

… con un beso, con mi nombre, colgando de tus labios, en el silencio de quien pasaría la noche charlatán de amores y pasiones bajo las sábanas, no vuelvas a decirme hasta mañana donde compartirías la noche entera. No me sonrías mientras vuelves tu cuerpo y tu alma a la sensación oscura de no tener luz que alimente estas horas, que te abandones al sueño y no al tacto de mis manos, no te dejes llevar por la costumbre de yacer sólo este tiempo, porque si lo deseas por hoy puedo acompañarte a besos.

Nos separamos tras una mirada fugaz pero fértil, en la que me lo dices todo, pero lo entiendo tarde, y nos despedimos en un pasillo cualquiera donde dejamos parte de un corazón latiendo, hasta mañana a la mañana, cuando nuestros cuerpos impíos de desamores, enjugando la soledad de esta noche se encuentren, donde nunca debieron haberse separado. No vuelvas a irte a acostar sin tender de mi pecho una llave, para cuando se quiera volar, una rendija en una puerta a medio cerrar por donde se cuela la luz de dentro, un regero de migas de pan, algo de queso en un agujero, un mapa contando los pasos que separan mi lugar de tu cama, unas directrices acerca de la ruta a seguir, una pista de un paradero, algo que me haga saber que, tal como me dijo una mirada, esperabas que te detuviera sin decir nada, solo para regalarte un beso.

Nunca más te laves los dientes ni reces al angelito que te guarda, no vuelvas a decir felices sueños ni a calzarte el pijama si lo que sientes es un bocado de emociones en esta fugaz despedida, la fantasía que se aleja un paso, pasillo camino de una huida, si lo que desamos ambos es quitarnos el pijama, despacio, cálido y cerca. Nunca vuelvas a irte a acostar al menos no de esta manera.

Cristian G.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here