¿Eres de los que arriesgan con diferentes posturas en tus relaciones sexuales, o por el contrario prefieres recurrir siempre a la misma?

En JOYclub han pasado una encuesta entre sus miembros acerca del comportamiento que tienen estos en la cama. Tras esta encuesta, se ha concluido que las parejas experimentan dos o tres cambios de postura durante las relaciones sexuales para evitar caer en la monotonía. El 87% de los encuestados manifiesta que “sin cambios regulares de posición, el sexo sería aburrido”.

Internet está plagado de artículos con información sobre nuevas formas de experimentar en la cama. Quizás, lo más común es navegar por la red y encontrarse con “las 100 mejores posturas sexuales del Kama Sutra”. Esta información aporta a las parejas imaginación y nuevos niveles de placer, pero ¿realmente necesitamos 100 posturas diferentes? Además, numerosos estudios estiman que las relaciones sexuales duran, de media, entre tres y trece minutos. Por lo tanto, ¿tiene sentido cambiar tanto de posición?

La respuesta parece ser afirmativa. Los encuestados aseguran que sin cambios de posturas las relaciones sexuales caen en la monotonía. Dos o tres cambios de postura parecen el número más común entre los encuestados. En el extremo opuesto, se encuentran los que son partidarios de mantener la misma postura durante las relaciones. Solo un 13% se muestra partidario de empezar y acabar de la misma forma.

Cuando se trata de sugerir nuevas posturas, los hombres parecen mostrarse más dispuestos a experimentar: el 67% de los participantes afirma que son ellos los que dan el primer paso. Respecto a las mujeres, solo 3 de cada 10 sugieren nuevas posturas (33%).

Hablando de posturas. ¿Cuál es tu favorita?

Parece ser que los encuestados optan por la postura del “perrito”, con un 35%, quedando esta entonces como la opción preferida. Por lo tanto, en el top 3 se encuentra la postura del “perrito”, seguida de cerca por el sexo oral y la postura del “misionero” (ambos con un 16%). Sorprendentemente, un cuarto de los participantes (25%) declara que se decanta por una postura concreta (por ejemplo, la del “perrito”) para no tener que ver la cara de su pareja durante el acto. En cuanto a las posturas menos frecuentes, se encuentra la “carretilla”, el sexo de pie, y la posición de la cuchara. ¿Qué te parece?

Por otro lado, muchas personas aprovechan para combinar el sexo y el entrenamiento. Las parejas eligen conscientemente determinadas posturas para ejercitar ciertos aspectos de su anatomía como, por ejemplo, el entrenamiento del suelo pélvico. De hecho, el 13% de los encuestados afirma que les gusta combinar la diversión con el ejercicio.

Y para ti, ¿qué es el sexo? ¿Aventura? ¿Entrenamiento? ¿Intimidad? Sea como sea, ¡lo importante es que lo disfrutes!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here