La saliva en el juego sexual

0
110
saliva y sexo

Disfrutar con la saliva en el juego sexual, es muy común y permite añadir excitación y tener relaciones íntimas más placenteras. Besar apasionadamente o acariciar con la lengua la piel de nuestra pareja, son sólo algunos de los juegos que permiten gozar más de las relaciones íntimas, pero las opciones son infinitas. Utilizar la saliva durante el sexo es además de divertido, una forma sencilla y asequible de añadir disfrute al encuentro y tiene nombre: salofilia. Es una práctica en la que se interactúa con el objetivo de excitar.

Utilizar la saliva como lubricante. 

La saliva es una sustancia que está compuesta en un 98% de agua, por lo que puede utilizarse como un lubricante natural. Deslizar un pequeño hilo de saliva sobre el cuerpo de tu pareja puede potenciar la excitación del momento, especialmente en el sexo oral o en la masturbación, donde la saliva se convierte en el aliado perfecto para alcanzar el clímax.  

Usar la saliva como juego sexual. 

Usándola para cubrir pezones, genitales, la boca o el cuerpo de tu pareja, aumenta el deseo y eleva la temperatura durante el acto. La saliva en el juego sexual es un afrodisiaco en estado puro que añade intimidad y refuerza la confianza de la pareja, haciendo el sexo más pasional y divertido. 

Descubrir el sabor de tu pareja. 

Literalmente paladear el sabor de tu pareja es una forma también de excitarse y de conocerla mejor. El sentido del gusto activa fuertemente los mecanismos sexuales, de hecho, el contacto de salivas de dos personas potencia la química entre ambas.

Besos húmedos. 

Muchas veces, el beso es el primer paso para tener relaciones sexuales. Al besarse apasionadamente, las bocas en contacto comienzan a generar más y más saliva, humedeciéndose y aumentando la excitación. Continuar acariciando con la lengua el cuello, cuerpo o genitales, hará que sientas la piel de tu pareja y genere en ella, una sensación muy especial.

A veces la palabra ‘filia’ nos produce un cierto rechazo inicial, pero descubrir qué cosas nos dan placer no sólo es algo natural, sino que mejora nuestra vida sexual y el autoconocimiento. Como en cualquier otra disciplina de la vida, saber qué nos gusta y disfrutarlo libremente es positivo y muy enriquecedor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here