Cuántas veces has pensado viajar con esos juguetes eróticos que te dan mucho juego con tu pareja o a solas, pero el pudor o no saber cómo lo debes empacar termina quedándose en casa.

Por eso para evitar poner en peligro esos planes y evitar situaciones bochornosas, amantis.net ofrece algunas recomendaciones de qué poner dentro de la maleta. A continuación te en listamos estos fabulosos consejos.

Haz la maleta según el destino

Antes de decidir qué juguetes llevarse mejor informarse acerca de qué países es seguro meterlos en la maleta y de cuáles es preferible olvidarse. El país más restrictivo es Vietnam que confisca todos los artilugios sexuales que detecten en la aduana. Eso sí, los devuelven una vez se abandone el país.
Por otro lado hay bastantes países que penan ciertas prácticas, por lo se recomienda descartar cualquier juguete o complemento erótico que haga referencia, como por ejemplo, al BDSM (Gran Bretaña) o al sexo fuera del matrimonio o al adulterio (Marruecos). Finalmente, mucho cuidado también con incluir artículos LGTBI en aquellos países en los que se prohíbe o castiga la homosexualidad, como dildos con banderas arcoiris o lubricantes íntimos con connotaciones explícitas sobre prácticas homosexuales.

Equipaje de mano seguro

Para no tener problemas en los controles de seguridad de los aeropuertos y que acaben con las ganas de jugar, mejor respetar las normas básicas de seguridad aérea. Las esposas y objetos punzantes están prohibidos. También las “herramientas” de más de 17.5 cm de largo, por lo que sí, el tamaño de los vibradores en este caso, importa. De todos modos si surgen dudas, como en el caso de las anillas de metal, el consejo es no arriesgarse y optar por meterlos en la maleta que se facture.

Evitar las turbulencias

Dejemos que las turbulencias durante el vuelo sean las del avión y no por el equipaje de mano. Si se llevan vibradores, o cualquier otro juguete con batería, hay que bloquearlo antes del viaje, o mejor quitarle las pilas o descargarlo completamente. Si en cambio, se prefiere facturarlo y el vibrador es con batería integrada, podría hacer saltar la alarma puesto que las baterías de litio están prohibidas en la bodega de los aviones.

Lubricantes y cosméticos en monodosis

lubricante-cosmetico-viajar-con-juguetes-eroticos

Los lubricantes o aceites de masajes son uno de los imprescindibles cuando nos ponemos juguetonxs, por lo que descartarlos del equipaje no es una opción. Hay que proteger bien los botes para evitar sorpresas en forma de fuga. Y en caso que se quieran llevar en el equipaje de mano, recordar que cualquier líquido de más de 100 ml. será requisado en el control de seguridad. La solución más cómoda: utilizar productos monodosis como unos discretos sobres de lubricantes o unas prácticas toallitas limpiadoras. Además, también existe la posibilidad de llevar lubricante íntimo en polvo, muy eficaz para los controles de líquidos en aeropuertos. Hasta 5 litros de lubricante en un frasquito de 225 gr.

Menos es más

masturbador-viajar-con-juguetes-eroticos
Masturbador

El tamaño es algo muy serio cuando se viaja. El espacio que nos deja la maleta es el que es. Así pues, llevarse consigo juguetes de medidas reducidas es la mejor alternativa. En el mercado hay muchos productos que, aunque pequeños, nos pueden llevar a alcanzar las cotas más altas de placer como un excitante vibrador para parejas, para aquellas personas que quieren potenciar sus sensaciones durante el coito. En caso que se prefiera jugar en solitario se puede optar por unos masturbadores de bolsillo o, incluso, por vibradores ajustables al dedo, capaces de transformar un dedo en un potente vibrador y de presentarse como un masajeador de rostro.

La discreción no quita el placer

En caso que no se pueda garantizar del todo la privacidad y evitar las miradas curiosas, hay soluciones. Como el Womanizer 2GO, un inocente pintalabios succionador que cumple su promesas de proporcionar los orgasmos más intensos, o la bala vibradora Tirit7, de lo más silenciosa y totalmente inocua a la vista. De todos modos, como ser precavidx vale por dos, también se puede transportar los juguetes en discretos estuches con candado. Otros juguetes que saben viajar sin levantar demasiadas sospechas son los llamados “varitas de masaje”, empleados para relajar contracturas musculares, pero muy eficaces en contacto directo con los genitales. Algunos incluso incluyen cabezales extraíbles para tranformarlos en juguetes de acción interna.

Pon un libro en la maleta… o un juego de rol

Mientras se viaja, las horas muertas son lo peor. Aprovechémoslas con lecturas que nos entretengan, diviertan, exciten o informen por igual. Algunas recomendaciones para llevarse consigo son Sexo futuro de Emily Witt, para ponerse al día de todas las «novedades sexuales», o el retrato de almas inquietas y rebeldes que hace June Fernández en lxs 10 ingobernables. Y para divertirse solx o en compañía, Cómo adelgazar follando, de Richard Smith. Las risas están garantizadas y dará mucho juego si lo leemos en pareja. Aunque si el viaje se hace en compañía, una última recomendación es la de contar con algunos juegos de rol como dados eróticos o juegos de tarjetas con pruebas y preguntas de lo más excitantes. No ocupan mucho espacio y son ideales para viajar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here