Empotrador: cómo sobrevivir

3
1738
pon un empotrados en tu vida

Lo primero de todo es tener claro qué es lo que diferencia a un empotrador del resto de los mortales

Cada vez es más común asociar las sonrisas y las increíbles agujetas de nuestras amigas con el hecho de que hayan conocido a un empotrador. Ni con 1 kilo de limones son capaces de borrarse esa perpetua sonrisa de la cara. Según ellas nunca habían estado tan bien folladas hasta que conocieron a un ejemplar de empotrador. Ellas encantadas y tú más de verlas tan felices.

El empotrador o macho alfa

Sabrás quién es porque siempre tiene algo que llama la atención y que destaca por encima del resto. Bien puede ser su estilillo vistiendo, su mirada angelical o esa manera en la que te recoge el pelo en una coleta. Es muy cortés fuera de casa, pero dentro la cosa cambia… ¡Que tiemblen los tabiques!

Hay quien piensa que el empotrador es esa persona brutota que lo único que quiere es un mete saca. Discrepo totalmente. Un buen empotrador tiene la habilidad de follarte y/o hacerte el amor.

Con ellos se puede aplicar la famosa frase de:

“Un caballero en la calle y un CERDO en casa”

El empotrador basa su interés sexual en las relaciones coitales. La penetración es su fuerte pero practica otras cuantas. Se toma su tiempo. Se adapata a ti y a cada rincón de tu casa. Podría estar desde 1 minuto a horas y horas empotrando. Ese es su don y lo sabe y tú también lo sabes. Nunca se cansa. Es su particular carrera de fondo cuya meta es tu disfrute. Primero tú y luego él. Controla la situación como si hubiese ido a miles de cursos de Tantra.

El empotrador… ¿Nace o se hace?

La mayoría de ellos nacen, aunque ahora gracias a la bendita moda del running, muchos están adquiriendo una buena forma física que ayuda en este tipo de situaciones. Conslución: nacen y se hacen.

¿Cómo sobrevivir a un empotrador?

Si te vas a ver de vez en cuando con un empotrador, te recomiendo lo siguiente:

1. Ten en la mesilla de noche o en el armario o donde sea, un buen lubricante. Después de tanto empujón te puede dejar un poco seca. Yo os recomiendo este de pjur.

Lubricante de base de agua
Lubricante de base de agua

2. Si no quieres tener sustos con embarazos indeseados o ets que te amarguen la vida, no olvides tener condones siempre a mano. No es de extrañar que alguno que otro se rompa. Recuerda que estás frente a un empujador profesional.

3. Hidrátate continuamente. Ten siempre a mano una botella de agua para beber constantemente. Te aseguro que vas a sudar mucho líquido y no estás para que te de un desmayo en pleno polvo.

4. ¿Quieres picarle? El empotrador entra al trapo. Cada vez lo quiere hacer mejor. Hay anillos con vibración para la zona del clítoris que son maravillosos porque cuentan la cantidad de empotramientos en cada sesión. Si eres insaciable… ¿Por qué no le picas? Os recuerdo no usarlo por más de 30 minutos seguidos. También son maravillosos para mantener la erección, aunque este problema no lo tiene el empotrador.

contador de empotramientos
Sex counter

5. Desinhíbete completamente. Guarda tus prejuicios en una caja y no los saques con un empotrados. Hazme caso, disfrutarás mucho más. ¿Quien dijo pecado? Pues sé una pecadora.

6. No está de más que hagas algún tipo de entrenamiento previo para que no te note todo el mundo cómo pasaste la noche. Muchas veces dejan agujetas de souvenir. Haz algo de ejercicio aeróbico para no sentirte destrozada al día siguiente. Esos movimientos estilo RoboCop te deletarían.

7. Toma algo de glucosa antes de tener el encuentro para que no te de ningún bajón de azúcar… Que una no está acostumbrada a tanta actividad.

8. Si llevas el pelo largo no olvides de tener una goma de pelo cerca. Al empotrador le encanta que te hagas una cola de caballo que le servirá de punto de apoyo para empotrar.

Cómo sobrevivir a un empotrador
Cómo sobrevivir a un empotrador

¿Todavía tienes dudas? Pon un empotrador en tu vida.

Susu Pétalos

Comentarios

Comentario

3 Comentarios

Dejar respuesta

Compartir
Artículo anteriorDe Manhattan a Brooklyn
Artículo siguienteCurso de risoterapia
Susu Pétalos
Periodista, sexóloga y terapeuta de pareja