Mejora tu vida íntima con la ginecología regenerativa y funcional

0
225
  • LELO, la marca de bienestar sexual y juguetería erótica de lujo, pretende concienciar y dar visibilidad al cuidado de la vida íntima femenina mediante terapias regenerativas y antiaging.
  • Igual que cuidamos nuestro rostro, cabello y resto del cuerpo, es muy importante cuidar nuestra belleza interior. La carencia de estos cuidados puede generar una disminución del bienestar sexual y la calidad de la salud íntima de la mujer.
  • Los juguetes sexuales van más allá del placer, siendo los grandes aliados para los post tratamientos regenerativos y ayudan a conservar lo conseguido tras ellos.

Está claro que, con el paso del tiempo, nuestro organismo va experimentando cambios. Perdemos elasticidad y, aunque nos cueste reconocerlo, envejecemos. Es por ello que muchas mujeres tratan de poner remedio cuidando su piel o el cabello. Pero, ¿cuidamos igual nuestra belleza interior? Como el resto de nuestro cuerpo, la vida íntima de las mujeres también envejece y pierde funcionalidades.

Para enfatizar la importancia del bienestar en la vida íntima de las mujeres, LELO ha organizado un encuentro presentado por la periodista, empresaria, escritora y diseñadora Fiona Ferrer. El objetivo de este encuentro es dar visibilidad a la belleza interior femenina desde un punto de vista estético y funcional.

Para acceder al encuentro sobre bienestar sexual y salud íntima femenina pincha aquí.

PRINCIPALES TRATAMIENTOS REGENERATIVOS

A lo largo de la vida de una mujer, existen muchos sucesos que competen a su salud íntima, como dar a luz o la menopausia. Ello provoca la aparición de síntomas que, aunque frecuentes, no deberían ser considerados normales: reducción de los niveles de estrógenos, sequedad vaginal, incontinencia urinaria… Todo ello causa dolor y provoca una pérdida del placer durante las relaciones sexuales.

Afortunadamente, hoy en día existen tratamientos regenerativos – quirúrgicos o no – que ayudan a solventar estos problemas. Ejemplos de ello son la labioplastia, la radiofrecuencia genital, la láser (CO2 o Erbio) y la aplicación de PRP o ácido hialurónico, que alivian dolores y mejoran la calidad de la vida íntima de muchas mujeres. 

Además, estas técnicas aumentan la cantidad de colágeno en los tejidos, la elastina y los vasos sanguíneos, logrando una regeneración de los mismos. Esto provoca una mejora en la sequedad vaginal, la tensión de los tejidos y la elasticidad. Por tanto, las relaciones sexuales también se ven mejoradas, favoreciendo el placer sexual en el 95% de las mujeres tratadas.

UN PLUS: LOS JUGUETES SEXUALES

Los tratamientos regenerativos son aún grandes desconocidos entre el público femenino. Pero, de la misma forma que nos cuidamos por fuera, debemos saber que es igual o más importante cuidar nuestras zonas íntimas.

“Tenemos que tener en cuenta que, a partir de los 40 años vamos perdiendo un 1% anual del colágeno -incluso más durante la menopausia-. Estas técnicas son muy efectivas para prevenir y producir colágeno pero, tras su realización, el paciente debe hacer un mantenimiento del mismo para frenar la velocidad de envejecimiento y no perder lo que hemos conseguido con estos tratamientos”.

Bárbara Fernández del Bas, experta en Longevidad y Ginecología Regenerativa de Clinique La Prairie Madrid

Aquí es donde los juguetes sexuales – sobre todo los vibradores y succionadores – juegan un papel importante. El SONA 2 Cruise o el SILA Cruise de LELO facilitan tener orgasmos con regularidad. Además de dar placer, favorecen el buen mantenimiento de los tratamientos, ya que evitan la pérdida de los vasos sanguíneos que se han conseguido con la técnica aplicada.

No hay que subestimar a los juguetes eróticos y limitarlos únicamente al placer, ya que pueden ser realmente beneficiosos, además de satisfactorios. Su uso, aparte de ser de gran utilidad después de un tratamiento regenerativo, permite alcanzar orgasmos regularmente y tener una vida sexual activa.

Este hábito nos beneficiará a todos los niveles, ya que mantener orgasmos hace que liberemos oxitocina. Esta “hormona del amor”, provoca que nos sintamos mejor emocionalmente, aumentando el optimismo, la autoestima y la confianza en uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here