La progesterona en mujeres puede producir «alergia»

0
366

Algunas mujeres pueden experimentar con cada ciclo menstrual una reacción alérgica. Esa «alergia» es hacia la hormona progesterona, implicada en la regulación del ciclo menstrual y el mantenimiento de las primeras etapas del embarazo. Y se conoce como “hipersensibilidad a la progesterona” o DPA. Aunque es muy poco frecuente, INTIMINA nos ofrece los datos clave para entender y visibilizar esta enfermedad autoinmune.

¿Qué es la hipersensibilidad a la progesterona?

La hipersensibilidad a la progesterona o DPA es una enfermedad autoinmune muy poco frecuente. Pero ¿en qué se traduce eso? En que el sistema inmunitario de las mujeres que la padecen produce una reacción atípica al aumento de los niveles de progesterona que se produce entre la ovulación y la menstruación. Esto da lugar a diversos signos y síntomas dermatológicos y alérgicos. 

El síntoma más frecuente es una erupción cutánea que aparece unos días antes del inicio de la menstruación y desaparece uno o dos días después. Sin embargo, los síntomas y signos de hipersensibilidad a la progesterona pueden variar de una persona a otra:

  • Dermatitis. Pueden aparecer erupciones rojas, urticaria, picor o enrojecimiento en la piel.
  • Angioedema. Hinchazón similar a la urticaria que se produce bajo la piel.
  • Eritema multiforme. Reacción que suele aparecer en manos y brazos.
  • Erupción fija por medicamentos. Reacción que reaparece siempre en la misma parte del cuerpo cuando la persona se expone a un medicamento específico (anticonceptivas, por ejemplo).
  • Períodos menstruales irregulares o abundantes, o incluso ausencia de menstruación (amenorrea).
  • Síntomas respiratorios similares al asma, como sibilancias, dificultad para respirar o tos.
  • Algunos casos graves pueden incluir anafilaxia, una reacción alérgica repentina y potencialmente mortal.

¿Qué tratamiento se puede seguir en esos casos?

El tratamiento dependerá de la gravedad y frecuencia de la afección. Puede que sólo sea necesario el uso de antihistamínicos, junto con un tratamiento tópico de la erupción. Sin embargo, puede ser necesario un tratamiento más intervencionista para reducir la producción de progesterona en el organismo y eliminar el estímulo al que reacciona. Para ello podría emplearse medicación o, incluso, realizar una extirpación de los ovarios.

“La hipersensibilidad a la progesterona o dermatitis autoinmune por progesterona (DPA o APD), aunque poco frecuente, al ser cíclica puede afectar considerablemente a la calidad de vida de las personas afectadas (todos los meses). Conocer los síntomas y comprender el mecanismo subyacente facilita la detección y el tratamiento precoces”.

Irene Aterido, sexóloga y experta en ciclo menstrual y colaboradora de INTIMINA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here