Cómo prevenir las pérdidas de orina en invierno

0
354

Muchas mujeres presentan pérdidas de orina cada invierno. Y es que uno de los síntomas añadidos a la gripe y los resfriados es la incontinencia urinaria y/o fecal al toser o estornudar.

Pero…¿por qué se producen estos escapes de orina y heces? ¿Qué podemos hacer para sobrellevarlos? Desde INTIMINA nos cuentan cómo sobrellevar este inconveniente. Así como qué lo causa y qué tratamientos se pueden seguir en esos casos.

¿A qué se debe la incontinencia urinaria y fecal?

La incontinencia urinaria y fecal de esfuerzo son pérdidas de orina y/o materia fecal que se producen cuando hacemos un esfuerzo, tanto voluntario, como involuntario. Su origen puede ser la hipotonía o debilidad del suelo pélvico (conjunto de músculos y tejidos conjuntivos que se encuentran en la parte inferior de un sistema muscular con forma de corsé).

¿Qué factores debilitan el suelo pélvico?

Los trastornos del suelo pélvico suelen ser resultado de la combinación de varios factores que se refuerzan entre sí. Y si no son tratados a tiempo, pueden causar otras afecciones o agravar las existentes. Entre ellos destacan:

  • Ejercicios hiperpresivos y deportes de impacto. No es el ejercicio en sí, sino cómo lo hacemos. Muchas veces no tenemos en cuenta el suelo pélvico y este se ve afectado por nuestro desconocimiento. También es posible que necesitemos preparar esta musculatura antes de hacer ciertos ejercicios. 
  • Sobrepeso y obesidad. El sobrepeso y la obesidad añaden presión sobre los órganos internos, pudiendo influir en  la debilidad de la musculatura del periné.
  • Tabaco. Fumar daña al suelo pélvico. Ya que incrementa la posibilidad de sufrir hipotonía pélvica y cáncer de vejiga.
  • Embarazo. El crecimiento del útero durante el embarazo supone un peso extra sobre el suelo pélvico y además la mecánica del abdomen cambia totalmente. Esto puede ser un factor que cause incontinencia urinaria de esfuerzo. Además, la presión que se produce sobre la vejiga puede predisponer a tener urgencia miccional.
  • Parto. Un parto largo con pujos intensos, el uso de fórceps o una episiotomía (incisión quirúrgica en el perineo) pueden dañar los tejidos y musculatura de este.
  • Menopausia. El descenso de los niveles de estrógenos, característico de esta etapa vital, puede causar el adelgazamiento de las paredes vaginales, una menor elasticidad de estas y la hipotonía o debilidad del perineo.
  • Otros factores. Predisposición genética, diabetes, bronquitis o tos crónica, tumor pélvico, estreñimiento crónico, lesiones en los músculos y/o nervios, cirugías, higiene postural deficiente, etc.

Consejos para prevenir las pérdidas de orina ante los resfriados

  • Protégete de la gripe y el resfriado. Protege tu sistema inmune a través de hábitos de vida saludables. Una alimentación equilibrada, reduciendo el consumo de alcohol y café, haciendo ejercicio, evitar el tabaco y con una correcta higiene del sueño.
  • Controla las pérdidas. Lo primero que debes hacer es tomar conciencia de tu musculatura pélvica. El modo más sencillo es introducirte un dedo en la vagina y contraer sus paredes como si quisieras apresarlo. Una vez aprendas a contraerlas y relajarlas, puedes contraer los músculos antes de cada tos o estornudo.
     
  • Acude a un especialista. Es importante que realicen una valoración del origen de las pérdidas de orina. Los trastornos relacionados con el suelo pélvico, si no se tratan a tiempo, pueden ocasionar diversos problemas.
  • Mantén tu suelo pélvico en forma. Los ejercicios de Kegel son la alternativa más eficaz para tonificar y fortalecer el suelo pélvico. Si nunca has practicado esta serie de contracciones de la musculatura, puedes optar por los ejercitadores específicos como el KegelSmart 2. Y si, por el contrario, ya estás familiarizada con los ejercicios de Kegel, las pesas vaginales Laselle te ayudarán a fortalecer de manera eficiente tu suelo pélvico.
  • Vida sexual activa. Un periné saludable favorece una vida sexual gratificante y viceversa. Las contracciones reflejas del orgasmo fortalecen la musculatura involuntaria que supone la mayor parte de los tejidos del suelo pélvico y que no pueden trabajarse con masaje perineal ni realizando ejercicios Kegel.
  • Higiene postural y faja abdominal. La higiene postural es muy importante para la salud de nuestra faja abdominal. Si prestas atención a cómo afectan las posturas que tomas en tu día día a tu suelo pélvico y a tu abdomen podrás prevenir la sobrecarga de este grupo muscular. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here