El sexo tántrico y sus ventajas veraniegas

0
234

Ya ha llegado el ansiado verano, momento en el que desconectar y probar cosas nuevas, también en el sexo. Sin embargo, el calor puede convertirse en un impedimento para explorar la sexualidad durante la época estival. Por ello, desde JOYclub apuestan por descubrir el sexo tántrico. Esta práctica es una forma más lenta y meditada del sexo, por lo que es perfecta para combatir el calor. Además, está basada en el tantra, una filosofía de vida que nació hace más de 4000 años en el Tíbet. Pero, con tantos años de historia, ¿por qué se ha puesto ahora de moda? Porque ¡sus ventajas son innumerables! 

Una de las principales características del sexo tántrico es que el objetivo no es el orgasmo, sino disfrutar en sí de la actividad sexual. 

“La sexualidad tántrica es respiración, escucha, autoconocimiento. Es adorar y respetar el cuerpo, estar en el momento presente y confiar en la persona que nos acompaña. Es placer sin objetivo, sin buscar un clímax, ni una penetración ni una genitalidad”.

Paola Benavides, portavoz de JOYclub España

Cinco trucos para iniciarte en el sexo tántrico

  1. El diálogo. Asegúrate de que la persona con la que vayas a practicar sexo tántrico sabe lo que es y tiene ganas de probarlo. Comunica y aprende junto a tu pareja. Rompe los tabúes y cuéntale sin miedos por qué te apetece experimentar con el sexo tántrico.
  1. El tamaño no importa, pero el lugar sí. Cuando hay ganas, el sitio es lo de menos, pero para el sexo tántrico sí necesitaréis un espacio en el que os sintáis relajados. Ambienta la habitación a vuestro gusto: luz tenue, música de fondo relajante, incienso, etc.
  1. La respiración y las miradas: tus mejores aliadas. Al igual que en el yoga o el mindfulness, la respiración y las miradas son las claves del sexo tántrico. Aguantaos la mirada y concentraos tanto en los propios sentimientos como en los de la otra persona. Respirad hondo, controlad vuestra respiración. Inhalad y exhalad sintiendo cada bocanada.
  1. La excitación: hora de entrar en calor. Lo tenemos todo preparado y estamos conectando con nuestra pareja a través de las miradas y los sentidos. Ha llegado la hora de dar un paso más: un masaje con aceites, unas caricias con plumas u otros juguetes sexuales para poneros a tono. Con calma, olvidad el reloj y la presión por tener un orgasmo.
  1. La eyaculación se queda de suplente. ¡Fuera el coitocentrismo en el sexo tántrico! La eyaculación deja de ser el objetivo del encuentro sexual para pasar a ser una etapa más. Si conseguís llegar un nivel de conexión y complicidad intenso, alcanzaréis el clímax.

Si es la primera vez que vas a probar el sexo tántrico y te gustaría hacerlo con alguien que cuente con experiencia o que también esté interesado en esta práctica, es posible encontrar a personas con intereses e inquietudes sexuales similares en plataformas como JOYclub.

“El verano es perfecto para explorar nuestra sexualidad, ya que disponemos de más tiempo de ocio y estamos más tranquilos y descansados. Además, cambiar de aires también contribuye a romper con la rutina y querer probar cosas nuevas, ya sea con otras personas o con nosotros mismos. En este sentido, el sexo tántrico nos ayudará a desconectar todavía más del día a día y a volver de las vacaciones con las pilas cargadas”.

Paola Benavides, portavoz de JOYclub España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here