Prevención de Infecciones de Transmisión Sexual

2
827
infecciones de transmisión sexual
infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual están muy mal vistas en  nuestra sociedad, lo que dificulta su correcta detección y su tratamiento. Descubre aquí qué son las infecciones de transmisión sexual y cómo prevenirlas.

Estamos rodeados de virus y bacterias. La gran mayoría son fundamentales para nuestra existencia, sin ellos no podríamos vivir o nuestras vidas serían mucho más difíciles. Para entenderlo recordemos que la flora bacteriana de nuestro aparato digestivo nos ayuda a digerir determinados alimentos, que la flora en los genitales femeninos protege a las mujeres frente a diversas infecciones, que las bacterias y los hongos son imprescindibles para la degradación de la materia orgánica de los animales y vegetales que mueren, o que estudios recientes han demostrado el importante papel de los virus en el mantenimiento de los ecosistemas marinos. En definitiva, podemos decir que los virus, hongos, bacterias y protozoos son fundamentales para la vida. Sin embargo, unos pocos microorganismos son capaces de trasmitirse entre los seres humanos y producir enfermedades, las denominadas enfermedades transmisibles. De ellos, unos pocos se transmiten en los encuentros eróticos a través del contacto de los genitales ocasionando lo que se denomina infecciones de transmisión sexual (ITS), o más correctamente, infecciones de transmisión genital.

Las mejores herramientas para hacerle frente de una forma saludable a las ITS son la información y la eliminación de prejuicios y tabúes

A las ITS se las ha denominado enfermedades venéreas, es decir, enfermedades relacionadas con Venus, la diosa romana de la belleza, el amor y la fecundidad. Aunque los prejuicios y la moral han teñido de connotaciones profundamente negativas todo lo relacionado con este tipo de infecciones, estoy convencido de la importancia de no olvidar que estos problemas de salud en el fondo están relacionados con el amor, con el deseo de los seres humanos de comunicarse, de intimar, de fusionarse con otros seres humanos. Las ITS se transmiten porque los seres humanos somos capaces de amarnos.

Cuando alguien se infecta, por ejemplo con un virus que se trasmite al entrar en contacto con las secreciones respiratorias de otra persona, o con sus deposiciones, por lo general no hay un juicio asociado a su conducta y la enfermedad que puede producir la infección no se entiende como un castigo o se convierte en un estigma. Lamentablemente, debido a las implicaciones morales que las conductas sexuales tienen y han tenido en la mayoría de las sociedades, las infecciones de transmisión sexual suelen estar asociadas a sentimientos de culpa, a prejuicios y a tabúes, y las personas que las padecen suelen ser estigmatizadas. Todo ello dificulta enormemente su diagnóstico y tratamiento y contribuye a su difusión. Las mejores herramientas para hacerle frente de una forma saludable a las ITS son la información y la eliminación de prejuicios y tabúes. A continuación se presenta una información básica para contribuir a ello.

¿Qué son las infecciones de Transmisión Sexual (ITS)?

Son infecciones que están causadas por virus, bacterias, parásitos, hongos y artrópodos. Bajo esta definición se incluye también el estadio asintomático (sin síntomas). La mayoría tienen un tratamiento que produce la curación total, aunque unas pocas producen enfermedades que, aunque tienen tratamiento, no pueden curarse.

Podemos señalar, entre otras, las siguientes ITS:  las uretritis, las epididimitis, las prostatitis, las cervicitis, las vaginitis, la enfermedad inflamatoria pélvica, el linfogranuloma venéreo, los herpes, las lesiones cancerosas de cérvix, los condilomas acuminados, el molluscum contagioso, algunas hepatitis, el VIH, la pediculosis y la sarna.

infecciones de transmisión sexual
infecciones de transmisión sexual

Síntomas de las infecciones de transmisión sexual

Las ITS pueden no producir ningún síntoma y pasar desapercibidas, incluso durante años. Algunos ejemplos de infecciones asintomáticas pueden ser el Virus del Papiloma Humano, el VIH o el Virus de la Hepatitis B. Las personas infectadas pueden transmitir la infección sin tener ninguna lesión ni ningún otro síntoma o signo. En otras ocasiones puede haber signos o síntomas que indican que hay una infección activa, algunos de los más frecuentes son:

  • Secreción mucosa, purulenta (con pus) o mucopurulenta (con moco y pus) en la uretra (en hombres y mujeres), en la vagina o en el cuello del útero.
  • Lesiones ulceradas en la piel o en las mucosas.
  • Lesiones pigmentadas (con color), abultadas o no, con o sin vesículas.
  • Lesiones verrugosas en los genitales, ano y en zonas adyacentes.
  • Prúrito (picor).
  • Mal olor en la vagina o en el pene.
  • Dolor miccional (dolor al orinar).
  • Dolor en los genitales.
  • Adenopatías (ganglios) en la zona inguinal.

Riesgos de las ITS

En relación a las ITS nunca podemos hablar de riesgo cero a no ser que nos abstengamos de entrar en contacto con el cuerpo y los genitales de otra persona. Sin embargo, si podemos reducir la posibilidad de que se produzca una transmisión haciendo que el riesgo sea considerablemente menor y en ocasiones mínimo. Es recomendable manejar toda la información necesaria que nos permita actuar libremente y reducir el riesgo hasta donde queramos. En la gestión de estos riesgos es fundamental la corresponsabilidad de las personas involucradas.

¿Cómo se transmiten las infecciones de transmisión sexual?

Las ITS se transmiten fundamentalmente por contacto en la penetración entre el pene, la vulva y la vagina o el ano, o en la práctica del sexo oral (boca-pene, boca-vulva, boca-ano). También hay riesgo en prácticas en las que dos vulvas entren en contacto. Más información sobre cómo prevenir el virus del papiloma humano en relaciones de lesbianas aquí. En ocasiones, aunque con muy escasa frecuencia) pueden trasmitirse también por contacto entre las manos y los genitales. También hay riesgo de transmisión al compartir juguetes sexuales sin desinfección previa.

¿Cómo prevenimos las ITS?

  • Honestidad y comunicación consciente. La comunicación honesta con las personas con las que mantenemos encuentros eróticos es fundamental para evitar transmitir nuevas infecciones.
  • Las ITS son una infección más. Deberíamos ser capaces de ver estos problemas de salud sin la carga moral y el estigma que normalmente se le atribuyen en nuestra sociedad.
  • Todas las personas implicadas en un encuentro erótico tienen su parte de responsabilidad en lo referente la gestión de los riesgos de ITS.
  • Uso de preservativo o métodos barrera. Reduce a prácticamente a cero la transmisión de la mayor parte de las infecciones en las prácticas de penetración y sexo oral (boca-pene). También se recomienda cuando se vaya a compartir un juguete sexual. Además, ahora un novedoso preservativo es capaz de detectar ITS
  • Cualquier síntoma o signos de los previamente descritos pueden hacernos sospechar de una ITS. En este caso debemos preguntar de forma amable sobre la posibilidad de que la persona tenga una ITS y obrar con responsabilidad.
  • Ante la sospecha de una ITS está totalmente recomendado consultar con un profesional de la medicina. Como se ha comentado, todas las ITS tienen tratamiento y la gran mayoría curación.
  • Son totalmente recomendables para las mujeres las citologías periódicas de cuello de útero. En los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres con penetración anal pueden ser recomendables también las citologías y la anuscopia.
  • Existen vacunas que pudieran estar recomendadas si van a realizarse determinadas prácticas sin protección (por ejemplo la vacuna de la hepatitis A o la vacuna de la hepatitis B). Es conveniente consultar con un profesional de la medicina.

 

Comentarios

Comentario

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here