Cinco fetiches sexuales ocultos y desconocidos hasta el momento

0
264

JOYclub, comunidad basada en la sexualidad liberal, nos abre la puerta a lo desconocido y cita algunos fetiches sexuales ocultos y extravagantes.

La estimulación de zonas erógenas como genitales, nalgas o cuello suelen valorarse mucho en el ámbito sexual,, pero ¿existen formas menos convencionales de excitarnos?

Aunque la RAE defina el fetichismo como una “desviación sexual”, lo cierto es que la preferencia erótica por ciertos objetos o partes del cuerpo no consideradas a priori sexuales es una práctica cada vez más común que puede mejorar las relaciones íntimas.

La atracción por los tacones altos, vestirse de cuero o, incluso, usar ropa interior de otra persona, son algunos de los fetiches más recurrentes. Pero JOYClub huye de lo convencional y saca su lado más morboso descubriendo algunos fetiches sexuales ocultos y desconocidos:

  • Tricofilia. El pelo siempre ha sido un símbolo de sensualidad, tanto femenina como masculina. Y esto es algo que los fetichistas del cabello llevan a rajatabla. Estas personas alcanzan una intensa excitación cuando acarician el pelo de otras personas. Pero no todos son iguales, ya que quienes presentan este fetiche no siguen un patrón: depende del color, el corte de pelo o el peinado. Aunque la tricofilia se satisface con el contacto físico con el cabello, también se puede alcanzar al clímax viendo cortar el pelo.
  • Claustrofilia. Lo normal es tener pánico a espacios cerrados, pero en este tipo de fetiche lo excitante es permanecer en ellos. Ascensores, armarios o el cuarto de baño de un avión se convierten en los lugares perfectos si eres un aficionado a las relaciones sexuales en espacios extremadamente pequeños.
  • Autoandrofilia. Vestirse con lencería sexy o sensuales disfraces suele ser una de las fantasías más deseadas y recreadas en la intimidad del dormitorio. En el caso de la autoandrofilia, es la mujer la que siente placer al vestirse y actuar como hombre durante los preliminares y el acto sexual. Además, esta práctica también implica el rol de dominación, muy a la orden del día.
  • Estigmatofilia. Si no tienes un tatuaje o piercing, es muy probable que alguien de tu entorno lleve uno.  Pero ¿hasta qué punto llega este estilo de vida? “Hay personas que lo llevan al extremo y solo son capaces de excitarse con otros individuos que tengan este tipo de marcas en su cuerpo”, explican desde JOYclub.
  • Ursusagalamatofilia. No cabe duda de que el universo del fetichismo contempla opciones de lo más sorprendentes. Aunque pueda resultar extraño, la excitación sexual por los juguetes de peluche o por personas disfrazadas con traje de animal, como osos, tigres, perros o gatos, es uno fetiche mucho más frecuente de lo que la gente podría llegar a imaginar.

“Aunque cada vez estamos más abiertos hacia temas de sexo, el mundo del fetiche sigue rodeado de tabús. El miedo al rechazo o a la reacción de otra persona es algo que puede jugar en nuestra contra, pero es importante recordar que, en el sexo, la comunicación es fundamental. Asimismo, comunidades como JOYClub son perfectas para conocer a gente con los mismos gustos y vivir la sexualidad fuera de las fronteras de lo normativo».

Paola Benavides, portavoz de JOYclub

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here